UNCA

Esc. Arqueología

19/04/2018

Restos encontrados en Ojo de Agua tendrían entre 600 y 800 años de antigüedad

La primera aproximación determinó que los restos serían de una persona adulta perteneciente a la cultura de La Aguada. 


Docentes e investigadores de la escuela de Arqueología de la UNCA que integran el proyecto “Arqueología de los espacios agrarios de la Quebrada de El Tala fueron convocados por la dirección de Antropología de la provincia para intervenir en el hallazgo de restos óseos humanos en el barrio Ojo de Agua de esta Capital. 

El  magister Hugo Alejandro Puentes y Licenciado Ezequiel Fonseca, integrantes del proyecto, se trasladaron hasta la zona del hallazgo en donde se realizaban trabajos de construcción de una vivienda. Ya en el lugar los docentes y colaboradores  realizaron el rescate correspondiente, y el traslado de los restos  al laboratorio de investigación de la escuela de Arqueología, para luego investigar los restos y otras evidencias culturales que se encuentren. La intención de este trabajo de investigación es salvaguardar el conocimiento sobre el pasado y el patrimonio de ese sector de la ciudad.  

“El hallazgo lo realiza gente que estaba encargada de una obra que posteriormente dio aviso a la dirección de Antropología. Desde esta área se nos consultó si queríamos hacer el rescate para obtener otros datos. Es así que realizamos el rescate de estos restos que, en una primera aproximación podemos deducir que se trataría de una persona adulta de unos 600 a 800 años de antigüedad.  Los estudios específicos van a afinar el tema de la edad y otras características del mismo”, expresó el magister Hugo Puente.

Más adelante, detalló que se pudo determinar que los restos corresponderían a la Cultura La Aguada o a sus descendientes.   “La zona de Ojo de Agua pertenece a un conjunto de estructuras que históricamente estarían asentados  desde tiempos muy tempranos hasta tiempos muy tardíos en muchos grupos”, agregó.

Puente finalmente, apeló a la solidaridad de los vecinos cuando se trate de hallazgos de restos humanos o materiales, y remarcó la importancia de los trabajos de investigación que realizan desde la escuela de Arqueología en pos de “incorporar parte de la historia no escrita a la historia local, trabajo que pudimos hacerlo gracias al interés que tienen los vecinos de la ciudad”. Solicitó además a las personas que “no teman en denunciar los hallazgos en sus propiedades, ya que  a nosotros nos permite abrir una ventanita más de nuestro pasado”, concluyó.

Identidad y Territorio

En el marco del proyecto de Extensión Universitaria: “Identidad y Territorio” (Convocatoria Universidad, Cultura y Sociedad 2016 de la Secretaría de Políticas Universitarias) días atrás se concretó un nuevo encuentro de trabajo entre la Comunidad Originaria Diaguita Aconquija y la Escuela de Arqueología de la UNCA. Durante estas dos jornadas se realizaron actividades de fortalecimiento identitario que incluyeron la realización de entrevistas a los mayores de la Comunidad, registro de ceremonias tradicionales y construcción del centro comunitario.

Cabe mencionar, que todas las actividades se realizan en equipos mixtos integrados por miembros de la Comunidad, estudiantes y docentes de la Escuela de Arqueología. Esto permite constituir una línea de co-investigación o investigación colaborativa con la población local de Aconquija, y se contribuye al fortalecimiento de la organización y autodeterminación comunitaria, al mismo tiempo que se promueve la formación de profesionales, investigadores y extensionistas comprometidos con la realidad local, la problemática indígena y la ampliación de relaciones interculturales.